embarazo

Embarazo ¿cómo subí sólo los kilos necesarios?

El mayor miedo que tuve durante el embarazo, además de que mi nena naciera sana, fue tardar años luz en recuperar, si no la figura, sí mi peso inicial de 60 Kg. Desde siempre he sido de complexión media, nunca súper flaca,  pero si me descuido puedo subir rapidísimo. Y aunque en el embarazo es más que obvio que los kilos no se pueden esconder, te puedo firmar que es posible subir solo lo necesario y controlar los antojitos. Ojo, este no es un post de nutrición, no hay mejor recomendación que la de un experto en el tema, pero te servirá de consejo para que, si quieres, lo incluyas en tu embarazo.

Te he de contar que aunque no tuve un embarazo de antojos, he sido siempre panera y dulcera de corazón. Y aunque sí comía los fines de semana mis gustitos, en general, fue el embarazo la etapa donde mi vida saludable comenzó, encontré en la alimentación equilibrada una aliada que me ayudó a verme, sentirme bien y sobre todo aportó al buen crecimiento de mi nena. Y el resultado lo puedo ver y vivir ahora

a los 3 meses embarazo
Yo a los tres meses

En total fueron 10.5 kilos los que me llevé de más, un rango normal son de 10 a 13, pero eso depende de tu peso inicial, hay quienes por su delgadez pueden subir hasta 15 pero en mi caso hasta 13 kilos era aceptable. Básicamente esos kilos fueron solo de mi pancita, baby bump, porque mira que la mía fue una big baby.

Durante los primeros meses subí nada, literal, nada, es más, bajé dos kilos, pero mi ginecóloga me dijo que eso es normal en muchas mujeres, sobre todo si presentan naúseas, pues es cuando menos se tolera el alimento. Luego del primer trimestre la pancita se dejó ver y con ello comenzó la aventura de los kilos y como yo no quería pasar un viacrucis viviente para bajarlos en el posparto, algo que me sirvió mucho fue activar mis pensamientos de esta forma -“Soy lo que como, todo lo que entre por mi boca será para beneficio de mi bebè también” -Amén, y así fue como empezó mi embarazo sano.

Lo básico en mi embarazo

pilates embarazo
Pilates y mi barriga de 7 meses

Ejercicio

Soy fan del pilates pero como no podía hacer las mismas rutinas de siempre, comencé a ver tutoriales de ejercicios adecuados para el embarazo, que antes de hacerlos los consulté con mi gine, (estoy trabajando en el post de los tutoriales). Nunca me maté haciendo ejercicio, una o dos rutinas combinadas tres veces a la semana y era todo, y eso sí, caminar casi a diario por aquello de los pies hinchados, que en realidad se me hincharon en el posparto pero debido al reposo de la cesárea.

comida sana embarazo
Juguito de veggies con pan cakes de avena

Comida

Tenía autorizado comer de todo, de todo y de todo, yo elegí comer bien y mejor. Mi dieta en el embarazo fue variada (en otro post te platicaré a detalle), pero incluí muchos alimentos con hierro, siempre he padecido anemia así que te imaginarás que anémica y embarazada se convirtió en reto doble.  Así que complementé mis vitaminas preescritas con muchos vegetales verdes, le entré con alegría a la espinaca, kalé y a otros veggies como el betabel. A semillas como la avena, que  estaba en muchas de mis comidas, sobre todo como sustituto de harina. Otras semillas como la chía, la nuez, la almendra, también entraron en mi dieta. Conocí  la quinoa que por cierto la puedes agregar a un sin fin de platillos o de plano solita y tiene mil propiedades, aquí te paso el dato. Todo ese mix era el arroz de todos mis moles y me ayudó también a mantener mis niveles de plaquetas y adiós anemia. ¡¡¡Sí!!!!, la verdad en el embarazo pasan milagros y ese fue uno para mi. Adiós mareos y dolor de cabeza. Hasta la fecha sigo sintiéndome bien.

comida sano embrazo 2
halibut con espàrragos

En cuanto a las carnes, sí consumía dos veces a la semana algún filete de pescado o estofado de res con verduras. Le variaba las recetas, claro, pero lo que sí, es que casi siempre no utilizaba aceite, dejaba la carne al vapor o se guisaba con el propio jugo de las verduras y vegetales que utilizaba e igual quedaba deliciosa.

Cambié la leche por la de almendras, quizá ésta me costó más la adaptación pero aún sigo tomándola. Evite los quesos que se gratinan por los quesos secos como el cotija, queso fresco o sus parecidos. No tomaba café con cafeína, si tenía antojo de café compraba mi botecito de descafeinado. Desde luego ni mencionar las bebidas alcohólicas adiós por completo.

Por supuesto, apliqué la del gustito de fin de semana y los sábados o domingos o ambos días comía un buen postre, el que se me antojara.

Dicen que una acción se convierte en hábito luego de 60 días de repetición y es cierto, convertí mi rutina saludable del embarazo en un hábito que hasta la fecha está presente en mi estilo de vida, casi todo, porque de vez en cuando un vinito le hace bien al cuerpo.

El resultado de todo fueron 8 meses de sentirme bien, en realidad sin achaques comunes de esta etapa, o a veces sentía cansancio por el peso de la barriga y el último mes no dormía cómodamente, pero en general estuve entera en mi salud y la de Nathalia. Te puedo decir que trajimos al mundo a una bebé sana y el estilo de vida en el embarazo es clave en la salud del feto, así que si lo tuyo son los antojitos y darle rienda suelta con la excusa del embarazo, mejor acuérdate de que “Eres lo que comes” y que ese sea el primer paso para motivarte.

8 meses de embarazo
yo a los 8 casi 9 meses

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s